viernes, 28 de noviembre de 2008

Entre prevenir y advenir

hay una distancia crítica.

Si prevengo
seré una torpe mujer
kasándrica profeta indigno

si advengo
seré una nueva mujer
prometeica esperanzada

pues

lo que se hace durante una crisis
es lo que hace agonizar o morir.

Eutanásico siglo XX ya llegamos.

1 comentario:

Un estertor dijo...

Como tiene usted tantísimo blog, pues no sabía en cuál responder y agradecer que haya sido capaz, que haya tenido usted el valor de leerse toda esa entrada de mi blog en la que comentó.

Muchísimas gracias, que siempre hacen ilusión nuevos comentarios y, más incluso, por tratarse desa entrada.


¡¡Un saludazo y cuidado con los suicidos a la carta!! ;)